Siempre hemos escuchado que nuestro cuerpo puede ser reflejo fiel de nuestra personalidad, gustos, metas en la vida e incluso ganas que le ponemos a las cosas cuando