Home / Viral / Cuando el amor se pone caprichoso en las Grandes Ligas

Cuando el amor se pone caprichoso en las Grandes Ligas

Muchos de nosotros tenemos hobbies o pasatiempos que nos permiten regalarnos un momento tranquilo de esparcimiento en el cual somos nosotros mismos en su máxima expresión y por el cual, dejaríamos de hacer cualquier cosa. Muchas personas son fanáticas de algún deporte, bien pueden ser futbol americano, basquetbol, pingpong o sencillamente béisbol, sin embargo los fanáticos de este último son por mucho los más grandes.

ANUNCIO

Mucho se ha dicho sobre las barras que apoyan a los diversos quipos de béisbol en las grandes ligas, sin embargo no es lo mismo vivir dentro de un estadio cada partido que verlo por la televisión y eso lo sabía muy bien Andrew Fox quien es un fanático empedernido de los Yakees de Nueva York. Este joven quien los ha seguido temporada tras temporada decidió que podría unir sus dos pasiones en un solo lugar y así lo hizo o lo intentó al menos.

screenshot_1

Heather Terwilliger es la dichosa novia de este guapo chico quien recibió la sorpresa de su vida, cuando en la mitad del tiempo su novio se arrodilló de pronto y abrió un pequeño estuche negro para proponerle matrimonio, pero ¿Qué pudo haber salido mal? Bueno, esperen a que les contemos.

screenshot_2

Resulta que en medio de la proposición más importante de sus vidas y en las gradas del Yankee Stadium, este torpe chico dejó caer el anillo al suelo. “Abrí la caja del anillo, me arrodillé y cuando la abrí se cayó, no pude encontrarlo durante lo que me pareció una eternidad” dijo el traicionado por los nervios novio. Cuando este momento tan hermoso estaba dándose, la fanaticada quien pudo observarlo todo a través de las pantallas se encontraba sumamente emocionada, sin embargo en cuanto el anillo cayó se escuchó un gran “uuuuuuhhh” por parte de la multitud.

screenshot_3

Inmediatamente la risa colectiva estalló desde todas las partes del estadio, mientras los fanáticos que se encontraban alrededor de la preocupada pareja les ayudaron a buscar la joya por alrededor de 5 minutos. De pronto la asustada novia quien estaba al borde de las lágrimas pudo ver un resplandor luminoso en el dobladillo de su pantalón y afortunadamente ahí había caído la pieza de compromiso.

Para la sorpresa y el alivio de Fox, todo siguió como si nada y entre besos, abrazos y muchos aplausos de la multitud por fin pudo decir el sí, esta chica tan preocupada. Al finalizar la noche, la felicidad fue la gran protagonista de este momento que seguramente se transformará en una buena anécdota.

ANUNCIO

Close