Home / Viral / Desesperado y con su hija hambrienta, él vendía bolígrafos en la calle, hasta que un extraño le tomo una foto a su hija…

Desesperado y con su hija hambrienta, él vendía bolígrafos en la calle, hasta que un extraño le tomo una foto a su hija…

Miles de historias conmovedoras se comparten día tras día por la web. Algunas son más fuertes que otras, sin embargo todas tienen la finalidad de hacernos cambiar y de que como seres humanos, reflexionemos de las cosas que poseemos y de lo que aún estamos a tiempo de cambiar para ser mejores.

ANUNCIO

Hoy queremos compartir contigo la historia de un hombre Sirio refugiado en Beirut, Líbano, quien con su pequeña hija decidió que era hora de escapar de la terrible guerra y peligros a los que ambos de exponían a diario y terminó como vendedor ambulante en las calles.

No todo es lo que parece, muchas veces a simple vista vemos en la calle una persona más que nos viene  a importunar vendiendo chicles o alguna tarjeta mientras nos encontramos atascados en el tráfico y pensamos ¿Por qué estas personas nos quieren fastidiar de nuestra vida tan agitada? Pues la historia de este hombre te hará cambiar de parecer.

screenshot_1

8 bolígrafos de tinta azul era lo que tenía este hombre para vender y poder sobrevivir en un país desconocido, donde ambos debían pasar la noche a la intemperie, esperando a ver qué cosas les deparaba el día siguiente. Mientras que la pequeña hija del inmigrante Abdul dormía, su padre se desvelaba cubriéndola con sus brazos del frío y cuando amanecía, comenzaba a ofrecer sus bolígrafos de tinta azul en el medio de la calle para poder comer.

Resulta que este hombre, quien era gerente de la una chocolatería en su país natal, dejó todo para poder sobrevivir a las guerras con su pequeña hija. Pero un día, la expresión en la cara de este hombre llamó la atención de alguien llamado Gissur Simonarson, quien es un activista de Noruega, quien sin imaginar lo que ocurriría, tomó una foto de este hombre con su pequeña hija y la colocó en las redes sociales.

De esta forma la imagen comenzó a ser usada para hacer al mundo reflexionar sobre lo que estaba pasando. Hoy es considerada una de las fotos más fuertes de una guerra que ha dejado al menos a 220 mil personas fallecidas solo este año. Cuando esta imagen empezó a viralizarse en las redes, de inmediato se inició una campaña de apoyo para este hombre con su hija de 4 años.

En media hora lograron recaudar 80 mil dólares que le dieron la oportunidad a Abdul de poder enviar a su hija al colegio, darle un techo digno y además otro estilo de vida. Ahora este hombre agradecido quiere ayudar a  otros inmigrantes que se encuentran en su misma situación, con el dinero recaudado. “Gracias a todos por la generosidad, además, gracias por regresar la sonrisa al rostro de mi hija.” Dijo Abdul al mundo.

ANUNCIO

Close