Home / Viral / Así vive El Chapo Guzmán: hundido en depresión y alucinaciones

Así vive El Chapo Guzmán: hundido en depresión y alucinaciones

Tal parece que la salud del Chapo Guzmán va cada vez de mal en peor pues en el peritaje médico realizado a este narcotraficante quien se encuentra privado de libertad, dice “Joaquín Guzmán Loera presenta signos y síntomas físicos que demostrarían que está siendo sometido a malos tratos durante su estancia en la prisión.” El documento de 11 páginas que ha sido redactado por el doctor Julio Cesar Ayuzo González quien le realizó el examen fundamentado en el Protocolo de Estambul estuvo en manos del Nacional.

ANUNCIO

En este examen médico se determinó que el líder del Cártel de Sinaloa padece de “Un trastorno de ansiedad generalizada y un trastorno neurocognitivo leve” que van acompañadas de desorientación, alucinaciones auditivas, pérdida de memoria de corto plazo y dolores fuertes de cabeza. “Estos trastornos se han controlado de manera parcial al administrarle Triazolam, pero el uso de este medicamento no se recomienda prolongadamente, además debe ser atendido por el servicio de psicología y psiquiatría para controlarlo.” Dice el médico.

screenshot_1

Este informe titulado Dictamen, cita algunas de las palabras del narcotraficante “Desde que me detuvieron en Almoloya todo empezó a convertirse en un infierno, me despertaban cada cuatro horas y me ponían frente a la cámara para pasar lista. Siempre estoy vigilado, no me dejan dormir y la luz de mi celda esta siempre encendida. Tengo un custodio detrás de mí hasta para ir al baño, nunca había padecido de estreñimiento hasta este momento, cuando me baño incluso hay alguien detrás de mi vigilándome.”

screenshot_2

Otras de las palabras de Guzmán dicen “No me han golpeado, pero prefiero que lo hagan a que no me dejen dormir o que sigan con la tortura psicológica. El dolor de los golpes se va con el tiempo, pero esto me tiene cada vez peor.” También agregó que tenía problemas con la memoria y alucinaciones “A veces siento como si un custodio estuviese detrás de la puerta, pero cuando me asomo no hay nadie. Me dolía la espalda y la cabeza y me dieron Triazolam, con eso me he sentido mejor.”

screenshot_3

Por su parte, Andrés Granados, quien es el abogado defensor de Joaquín Guzmán aseguro “Se siente muy mal, le han estado quitando el medicamento y parece que el gobierno federal lo quiere matar antes de su extradición.” Refiriéndose a que en el Cefereso 9 ha estado reduciendo la dosis del medicamento hasta que ahora solo toma un cuarto de pastilla. “Queremos que tengan bien claro que él no piensa suicidarse, el daño que pudiera sufrir es por la tortura y por el aislamiento que le está provocando el gobierno federal.” Afirmó.

ANUNCIO

Close